6/12/14

Donación del Monasterio de Obaldia a San Millán de la Cogolla

Del Monasterio de San Clemente y Santa Cecilia de Ovaldia. Baxo del nombre del Padre, de su Hijo, y del Espiritu Santo. Yo Senior Diego Lopez de Liszarzu, no compelido de potestad humana, ni de algún imperio sino herido del temor, y amor Divino, y del amor celestial igualmente por la remisión de mis pecados, ofrezco á Dios, a San Millan, y a San Félix, á ti Juan Abad, y a todos los ancianos que viven contigo sirviendo á Dios, baxo de la regla de San Benito un Monasterio llamado de Santa Cecilia, y San Clemente de Ovaldia, situado en territorio de Aiala, con todas sus herencias, tierras, arboles fructiferos, fuentes, rios, molinos, montes, prados, pastos comunes con Salvanton y Aguinnaga, y con todas las cosas a él pertenecientes, y por la intercesion de estos Santos Millan, y Felix invoco vuestra súplica, para que merezca apartarme de las penas del infierno, y para conseguir el Reyno del Cielo. Que lo posea, y obtenga yo durante mi vida, y despues de mi fallecimiento mi Madre durante su vida en este siglo, y lo adquiera despues San Millan.
Si alguno de mis parientes por este orden, conviene á saber, hermano, hijo, nieto, propinquo, ó algún extraño esta Donacion en alguna de sus partes quisiere destruir, ó retener, sea maldito de Dios, y anatematizado, y segregado de la congregacion de los Christianos, y con Judas el traydor en el infierno, y padezca en compañia de los impios las penas que les están destinadas, amen. Y sobre esto por razon de fianza dén once libras de oro, y al Monasterio en aquel lugar el doble.
Fecha la Carta en la era de M.´C.´ LII. (año de 1114).
E yo Senior Diego Lopez. Que esta carta mandé hacer, e hice mi signo, + y la entregué á los testigos para que la confirmasen. Senior Sancho Iniguez de Menegarai testigo, y fiador. Senior Bela Albarez de Menerdo testigo, y fiador. Alvaro Monnioz de Munica Harriaga testigo, y fiador. Vela Monnior de Huliarte, testigo, y fiador. Munnio Alvarez de Aginnaga Harriaga, fiador. Didaco Alvarez de Aginnaga, fiador. Fortum Alvarez su hermano, fiador. Beila Vermudez de Salvaton, fiador. Sancho Garcia de Ovaldia fiador. Lope Garcia de Aginnaga, fiador. Munnio Lopez de Llanteno, fiador. Sancho Alvarez de Salvanton, fiador. Tello Munnioz de Salvanton, fiador. Alvaro Lopez de Menoio, fiador. Sancho Lopez su hermano, fiador. De modo, que á estos fiadores es manifiesto, que á esta Casa de Ovaldia di a San Millan, y porque es el autor Senior Diego Lopez.
 
Becerro Galicano, folio 182v.
Monasterio de los Agustinos Recoletos de San Millán de Yuso. La Rioja


25/7/14

Pastoreo en Sierra Salvada

Se ha editado el trabajo de investigación llevado a cabo por la Asociación Salvagoro sobre el pastoreo en Sierra Salvada. Este trabajo ha supuesto casi tres años de investigación, con entrevistas a pastores en activo y a antiguos ganaderos (más de 70 horas de grabaciones), investigaciones de campo, consulta de archivos y múltiples reuniones y debates internos que han dado como resultado el presente libro. El trabajo recoge, entre otras cosas, un inventario arqueológico, una breve historia de como se desarrolló el pastoreo actual en la zona a partir del momento en que se empiezan a construir las txaulas (finales del siglo XIX), el inventario de txaulas y pastores, el análisis del estado del pastoreo actual en Sierra Salvada o un estudio de los aspectos medioambientales de la Sierra


Los interesados en conseguir el trabajo, lo pueden pedir al email asalvagoro@gmail.com. Su precio es de 25 euros + gastos de envío (hay la posibilidad de entrega en mano para la gente de la zona)


26/1/14

NEVERA ARTIFICIAL EN SIERRA SALVADA

En tiempos pasados, antes de la existencia de medios industriales para hacer hielo, este se conseguía en neveras a partir de la nieve. Esta actividad es conocida desde la época de los romanos, pero su principal desarrollo tuvo lugar entre los siglos XVI y XIX.

Los neveros que se instalaban cerca de las poblaciones normalmente consistían en un pozo excavado en la tierra con muros de contención y que podía estar cubierto con un tejado. Además, disponía de aberturas para meter la nieve y sacar el hielo. En otras ocasiones se utilizaban cuevas en las que se guardaba la nieve.

El procedimiento consistía en acumular gran cantidad de nieve en los lugares dispuestos para ello. La nieve se pisaba para prensarla y convertirla en hielo. Después se cubría con tierra, paja o ramas para aislarla. Ya en verano, se cortaban bloques de hielo, que eran transportados a lomos de animales de carga durante la noche para evitar que se derritiera.

En enero de 1885, Miguel Urrutia, vecino de Amurrio, solicita al Ayuntamiento de Ayala autorización para almacenar nieve en una cueva de Menérdiga para “la confección de helados y limonada en verano”.

El Ayuntamiento le da la autorización con las siguientes condiciones:

1º Que la concesión se hace tan sólo por el presente año y si hubiere de continuar en los siguiente habrá de pedir nuevo permiso pudiendo, en caso contrario, procederse contra el mismo por el uso abusivo de aquel aprovechamiento propio de esta comunidad

2º Que de la nieve que encuevase podrá conceder a los vecinos de la misma que lo necesiten hasta cincuenta arrobas y

3º Que en virtud de esta autorización, pagará en la Tesorería de este municipio, en el término de 15 días siguientes a este acuerdo, 20 pesetas, previo cargareme al Tesorero que se extenderá en la Secretaría, y de no hacerlo será denunciada la nieve y sin derecho a ningún trabajo que para su encuevación se hubiere hecho


Fuente: Archivo del Ayuntamiento de Ayala
Publicado en el nº 44 de la revista AZTARNA, de diciembre de 2013